ANANDA SALUD:Medicina Alternativa
siguenos en facebook siguenos en Google+ Sígueme en Likedin
 

 

 

 Los beneficios de la práctica

 

  Uno de los beneficios de la práctica del Chi Kung y Tai Chi es la liberación de la energía que se hallaba retenida debido a tensiones de índole diversa. Esa energía liberada es empleada, en primer lugar, en reparar los desequilibrios físicos. A medida que se practica, el qi o chi circula mejor a través de los diferentes canales, estimulando la circulación de la sangre, eliminando progresivamente las toxinas y procurando una mejora del sistema respiratorio y del funcionamiento del organismo.

De manera gradual, el cuerpo recupera su equilibrio, los huesos se mineralizan, los músculos y tendones se tonifican y flexibilizan, el sistema nervioso se refuerza.

 

 Aumenta la respuesta inmunitaria, la capacidad de resistir a condiciones físicas y situaciones adversas mejora.

 

 Según un principio de la medicina china ahí donde va el qi, va la sangre. Aunque circulan por conductos distintos, hay una relación estrecha entre ambos. El qi dirige la sangre y la sangre nutre el qi. Si se produce un desequilibrio entre el qi y la sangre pueden ocasionarse vértigos, afecciones oculares e incluso problemas cardiovasculares

El Qi Gong activa el circuito parasimpático, aquella parte del sistema nervioso vegetativo que, junto con el sistema simpático, actúa independiente de la conciencia y la voluntad regulando diferentes funciones como el aparato circulatorio y digestivo, las glándulas de secreción, la musculatura lisa, el metabolismo o el funcionamiento de los órganos internos. Mientras el sistema simpático activa el cuerpo preparándolo para responder a situaciones de peligro o sobrecargas emocionales, el parasimpático favorece el restablecimiento y la economía de las energías. Parece demostrado que las personas que sufren traumas emocionales o largos periodos de estrés tienen tendencia a padecer trastornos de los órganos y funciones dependientes del sistema nervioso vegetativo. El Qi Gong, al estimular la porción parasimpática, las restablece. Permite que el cerebro se relaje, procura una digestión eficaz, sueño profundo, mejora el aparato circulatorio y favorece la secreción de glándulas. A medida que se avanza en la práctica el caudal de energía disponible va en aumento y puede emplearse para la realización de otras actividades. Todo ello contribuye a ralentizar el proceso de envejecimiento tal y como los tratados de Qi Gong aseveran desde tiempos antiguos.

 

Estudios científicos demuestran que la práctica del Qi Gong mejora la memoria y la claridad mental. Los ejercicios ayudan a prestar atención a cada gesto y movimiento. Ello aumenta la capacidad de concentración y de vivir el instante presente. A través de la práctica, se eleva el espíritu, shen. La persona se armoniza con el Cielo y la Tierra, es el eje de unión entre esos diversos planos. No sólo el cuerpo sana sino que el espíritu se afina.

ANANDA SALUD  |  informananda@yahoo.es
VISITAS
Síguenos